Aprende a reducir y gestionar el estrés para alcanzar tus objetivos de venta

Reducir y gestionar el estrés

Desde hace meses tus comerciales y tú, como directivo o manager, estáis sumidos en una vorágine de cambios e incertidumbre, tanto a nivel personal como profesional. Esto os ha puesto en una situación de alerta continua que puede desembocar en estrés y desgaste para todos.

Por un lado, habéis tenido que asumir una panoplia de restricciones (de movilidad, de sociabilidad o de tipo actividad) que afectan a vuestro día a día. Por otro lado, habéis afrontado muchísimos cambios que atañen a vuestro entorno profesional.

Diversos factores pueden dar pie fácilmente a un aumento del estrés.

. El no cumplimiento del presupuesto de la compañía.

. La preocupación por el futuro y la sostenibilidad del negocio y de la plantilla.

. La reducción de las remuneraciones variables, debidas al eventual incumplimiento de los objetivos de ventas.

. La dificultad de compaginar en el entorno doméstico la vida privada y familiar con la vida corporativa en remoto.

. El esfuerzo adicional que implica integrar las nuevas herramientas y protocolos de trabajo digitales.

. El trabajo que entraña adaptarse al uso de los nuevos canales de comunicación con los clientes y los colaboradores.

. La exigencia que supone preparar y planificar una ingente cantidad de videovisitas y reuniones virtuales.

. La necesidad de diseñar e implantar nuevos KPI de evaluación del negocio y del desempeño.

. La necesidad de planificar los nuevos objetivos de venta y su sistema de evaluación a distancia.

¿Quién no se estresa en semejante tesitura?

Es cierto que hay empresas que han sabido adaptarse con mucha agilidad a la nueva situación. Generalmente eso se debe a que ya llevaban tiempo inmersas en un proceso de reingeniería empresarial y comercial.

Estaban innovando tanto en la digitalización de sus procesos de gestión como en la preparación de su equipo comercial para operar con mayor autonomía y haciendo uso de las nuevas herramientas digitales.

En cambio, otras empresas, que iban posponiendo las reformas estructurales, se han visto superadas por la velocidad de los acontecimientos.

Las consecuencias son claras para la dirección y para el equipo comercial.

. Estrés por la presión para lograr los resultados.

. Agotamiento mental, emocional y corporal por trabajar más horas que nunca.

. Nerviosismo en las relaciones de pareja y familiares, por la exigencia sobrevenida de tener que buscar un equilibrio difícil de alcanzar.

. Malestar por la constatación de la falta de competencias clave para sobrevivir en un mundo digitalizado.

. Angustia por la incertidumbre de si las personas del equipo serán capaces de adaptarse o no.

. Etc.

Así pues, si los vaivenes de la pandemia te siguen generando tensión y mermando tus capacidades y las de tu equipo comercial, ¡este artículo es para ti!

No cabe duda de que aprender a reducir y gestionar el estrés adecuadamente es una gran ventaja que te ayudará a afianzar tu estilo de dirección y a maximizar el rendimiento tus comerciales.

Crear las mejores condiciones para que cada profesional pase de un ritmo frenético de actividad a una cadencia más equilibrada te ayudará a mentalizar a tu equipo de ventas para persistir en el desarrollo del negocio con el objetivo de quedar bien posicionados en la era pospandemia.

El primer paso es que aprendas a reducir y gestionar tu propio estrés, para después focalizarte en tu gente.

Te proponemos una ruta en 3 etapas.

1. Identificar la raíz de tu estrés

En Ganantia trabajamos en identificar tres posibles interpretaciones de la realidad que afectan al rendimiento de un profesional.

  • ¿Siempre piensas que tu estrés es algo temporal?

“Es normal estar estresado con esta situación de pandemia que estamos viviendo, ya pasará…”

  • ¿Eres de los que creen que el estrés es parte de tu vida o de tu personalidad?

“Las cosas siempre son medio locas aquí” o “lo que pasa es que yo siempre he sido muy nervioso/a, eso es todo”.

  • ¿Eres de los que creen que el estrés es algo completamente normal y nada del otro mundo?

“Siempre va a haber algo que me genere estrés, con la Covid-19, es normal estar estresado”.

2. Toma conciencia de que tú, por ti mismo/a, dispones de las herramientas para generar un mayor bienestar

Una de estas herramientas, que consideramos la mejor, siempre disponible y potente, que nunca falla y nunca se debilita, es la respiración consciente.

La respiración consciente es profunda, lenta y prolongada:  es la herramienta ideal para que reduzcas y gestiones tu estrés.

Cuanto más oxígeno entre en tu organismo, más vitalidad y más claridad mental tendrás.

Te invito a realizar 12 respiraciones completas y profundas 3 veces al día. Al levantarte, al mediodía y antes de dormir. ¡Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán!

Otra herramienta sólida que tienes a mano para reducir y gestionar el estrés es direccionar tu energía corporal.

¿En qué consiste?

Consiste en utilizar la respiración consciente para transformar el aire que inspiras en energía que te vitaliza.

La respiración consciente es un proceso natural y profundo que te ayuda a reconocer algunos nudos que te contracturan y descubrir lo que le pasa a tus músculos y tejidos cuando están estresados, como el dolor de nuca o los nudos en el estómago…

Si crees que descansando y bajando el ritmo de actividad ya será suficiente, debes saber que descansar no es lo mismo que relajarse. Descansar es no hacer nada, y no hay garantía de que así reduzcas y gestiones mejor tu estrés. Relajarse es redireccionar tu energía respirando con consciencia.

Recuerda: ¡el momento de relajarse es cuando no tienes un momento!

3. Crea la estrategia más apropiada para ti, sea emocional, mental o corporal

¿Qué actividades y estrategias para responder al estrés sientes que son las más útiles y eficientes para ti?

Te proponemos algunas contundentes con el triple objetivo de redefinir el factor estresante, alterar la situación estresante y evitar el estrés innecesario.

Redefinir el factor estresante

. Considera la situación general.

. Reconsidera tus requerimientos.

. Reformula la problemática.

. Concéntrate en los beneficios.

Alterar la situación estresante

. Expresa tus sentimientos, comparte con tus aliados lo que te preocupa para ocuparte de ello. Un aliado no necesariamente es un amigo sino alguien que te aprecia y valora, que te inspira por su serenidad y por compartir contigo su verdad, sin subterfugios.

. Revisa tu sistema de creencias e interpretaciones acerca de tu gente. ¿Qué quieres ofrecer, pedir y acordar con cada uno de tus interlocutores y por supuesto a cada uno de tus comerciales?

. Exprésate con firmeza.

. Gestiona inteligentemente tu energía a lo largo del día.

Evitar el estrés innecesario

. Aprende a decir no, por ejemplo, al pesimismo: toda crisis contiene oportunidades. – Toma distancia de personas, grupos o noticias que te desgastan y te debilitan.

. Crea tu espacio para concentrarte por unas horas en objetivos, diarios o semanales, que sean específicos, medibles y alcanzables.

. Evita temas candentes.

. Limpia tu lista de deberes para centrarte en lo esencial.

Reducir y gestionar el estrés está en tus manos y te permitirá tener mayor claridad para acompañar a tus comerciales y para avanzar hacia el cumplimiento de tus objetivos de venta.

Si quieres que te acompañemos para reducir y gestionar tu estrés como directivo o manager y el de tu equipo comercial, apúntate a una charla GRATUITA conmigo de 15 minutos.

Hervé Zen FELOUZAT

Si te ha gustado...

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *