¿Ladras todo el rato o eres de los míos?

Valores

A Winston Churchill le gustaban los perros. Pero no todos…

Muchos gerentes y directores comerciales aceptan las excusas de su gente, cuando no alcanza los objetivos, para mantener la armonía en el equipo.

Yo, en cambio, considero que no tiene sentido esconder la cabeza como el avestruz. Prefiero encarar la situación que muestran los datos objetivos, porque creo en mi capacidad de alcanzar soluciones mediante un intercambio comunicativo fructífero.

Muchos gerentes y directores comerciales prefieren quejarse todo el rato de su equipo y no hacer nada para cambiar su forma de dirigir.

Yo, en cambio, creo que no tiene sentido lamentarme por la actitud de mi gente como una víctima que espera que alguien le arregle la vida. Soy el resultado de mis sueños. Construyo mis sueños todos los días del año. 

Muchos gerentes y directores comerciales abandonan a la más mínima dificultad con un comercial.

Yo entiendo que los obstáculos forman parte del viaje hacia unos resultados óptimos y que solo es cuestión de tiempo que todos los comerciales los logren. Todos y cada uno de ellos. Las dificultades me estimulan y me rebelo contra ellas. Soy incansable y despiadado con todo lo que se me resiste. No alcanzar mis metas no encaja en mi forma de ser.

Muchos gerentes y directores comerciales, para no decepcionarse, han dejado de soñar con que sus comerciales logren la mejor versión de sí mismos.

Yo sueño en grande, pero empiezo por lo pequeño. Experimento como el que más, y poco a poco identifico lo que funciona, para replicarlo, y conseguir resultados exponenciales con los comerciales que más dificultades tienen.

Muchos gerentes y directores comerciales prefieren vivir la vida sin rutinas, porque creen que son aburridas. Así que se dejan llevar por la corriente, y su equipo se derrumba sin que se den cuenta.

Yo en cambio, entiendo que estas rutinas son mi efecto compuesto, el guardián de mi éxito.

He diseñado mi equipo soñado y ahora trabajo para construirlo. Amo las reglas metódicas porque me liberan. Amo las rutinas porque garantizan el resultado deseado.

La mayoría de la gente tiene miedo a fracasar, triunfar o ser rechazada.

Mi único miedo es dejar este mundo con remordimientos.

Los cortos de mira, al leer este post, se acobardarán y seguramente me insultarán y me llamarán loco.

Son los perros que ladran en el camino, como en la famosa cita de Churchill.

Tú, en cambio, si has conectado con mis valores, vas a reservar tu sesión individual conmigo.

>> Reserva tu sesión https://calendly.com/herve-felouzat-ganantia/sesion-estrategica

En ella, te explicaré cómo sacar lo mejor de tus comerciales, para que puedas sentirte orgulloso de ellos.

¿Oyes ladrar a algunos perros a lo lejos? No les hagas caso, tienes cita con tus sueños.

Hervé “Churchill’s fan” FELOUZAT

Si te ha gustado...

Compártelo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *